Volver al inicio

Toulouse Renacimiento

Recorrido museográfico

Toulouse fue en el Renacimiento una ciudad rica y potente. Se desarrolla plenamente en la reivindicación de un pasado fuera de lo común: el de la Palladia Tolosa, ciudad situada bajo la protección de la diosa griega de las artes y la sabiduría, Palas Atenea.

El gusto por la Antigüedad, entonces tan apreciado, se expresó en una arquitectura de excepción. Pero florece también en los ámbitos de la pintura, la escultura y sus declinaciones, la iluminación, la tapicería, las vidrieras, la orfebrería, el hierro fundido y la ebanistería. Este auge, que acompañó al de un humanismo erudito, hizo de la capital de Languedoc un foco resplandeciente.

Los desórdenes religiosos y políticos que oscurecieron la segunda mitad del siglo XVI no desmintieron ese dinamismo. Esta primacía fue confirmada cuando Enrique de Navarra conquistó Francia y se convirtió en Enrique IV. Así, durante más de un siglo, de sus manifestaciones precoces de los años 1490 a sus últimos impulsos de los años 1610-1620, el arte renacentista triunfó en Toulouse.

Volver al inicio

Recorrido museográfico


Volver al inicio

Autour de l'exposition

Ningún acontecimiento corresponde a su búsqueda

Volver al inicio