Anterior

Esculturas s. XVII – XVIII

Siguiente

ARCIS, Marc

Arcis, Elías profeta de los Carmelitas

Elie, prophète des Carmes par Marc Arcis
Fecha : 1690 vers
Designación : statue
Ámbito : Sculpture
Materia : Terre cuite
Técnica : Moulage
Dimensiones (cm) : Largeur : 129 Hauteur : 168 Profondeur : 65
Situación : Expuesto
Sala : église
Número de inventario : RA 879 A

Los destacados Profetas de Marc Arcis ejecutados para la capilla de Nuestra Señora del Monte Carmelo, a petición del magistrado Vandages de Malapeire, se concibieron a finales del siglo XVII. La iglesia se vendió como bien de la Nación en 1791. Desmontada, fue demolida en 1806.
El Monte Carmelo, en el norte de Israel, es un lugar sagrado para los cristianos. El profeta Elías venció allí a los ídolos y en ese sitio fue donde se edificó la primera iglesia dedicada a María.
En el conjunto del amplio programa decorativo, además de las pinturas, nos han llegado cuatro figuras de terracota: los profetas Elías, Eliseo, Ágabo (en el Antiguo Testamento, los profetas son los anunciadores de la venida del Mesías) y San Simón Stock (santo inglés del siglo XIII, general de la Orden de los Carmelitas). Aunque no haya dejado ningún escrito, Elías es considerado por los Carmelitas como el fundador de su Orden, del que lleva el escapulario (ropa hecha con dos trozos de tela). Eliseo, a quien Elías dio su abrigo, es su sucesor. Ágabo, uno de los pretendientes rechazado de la Virgen, se retiró al Monte Carmelo, donde hizo construir la primera capilla en honor de María, cuyo plano aquí presenta. San Simón Stock pidió a la Virgen que otorgase a la Orden de los Carmelitas su protección y ella le entregó el hábito carmelita, que permite a estos religiosos escapar de las llamas del infierno.
Cada personaje se ha dotado de una fuerte individualidad expresiva y se despliega en el espacio con soltura. Situados originalmente de dos en dos en los escalones que llevaban a la estatua de la Virgen con el Niño bajo un baldaquín con columnas salomónicas, constituyen uno de los más bellos testimonios de la vivacidad del arte barroco tolosano.

Panorama de las obras

Volver al inicio