Volver al inicio

Recorrido museográfico

Secciones 3 y 4

Luc-Olivier Merson (Paris, 1846 - 1920), La Anunciación, 1908. Cherbourg-en-Cotentin, museo Thomas-Henri
© Luc-Olivier Merson (Paris, 1846 - 1920), La Anunciación, 1908. Cherbourg-en-Cotentin, museo Thomas-Henri

Patios de granja - El patio como lugar de vida

III - Patios de granja, el aire del campo

El patio de granja es un espacio ambivalente y abierto, que designa todo lo que rodea el edificio principal y sus dependencias. El género nace en los Países Bajos, en el Renacimiento, y debe su éxito al gusto de los ciudadanos por la vida en los campos, haciendo abstracción de la miseria de los campesinos.
Los pintores de la realidad del siglo XVII se apropian también de este tema, que esperará a los paisajistas de finales del siglo XIX para conocer su hora de gloria. Corot inscribe el motivo en la modernidad, gracias a la libertad de su factura. Boudin realiza innumerables estudios muy personales en los campos normandos y bretones, confundiendo las fronteras entre una vegetación invasiva, la humilde construcción y las huellas de presencia humana.
A principios del siglo XX, Bonnard recorrió la Francia de las casas de campo de sus amigos y tradujo en pintura el deslumbramiento de la naturaleza, con un toque fraccionado. Es el canto del cisne de un tema que ha atravesado la historia del arte occidental.

 

IV - El patio como lugar de vida

Históricamente, el lugar de sociabilidad cuyo exterior ha sido más representado es la taberna.

La terraza es una extensión del establecimiento, donde se despliegan las mismas historias en una tonalidad más ligera que en el interior. Este tema es exclusividad de los pintores nórdicos del siglo XVII y será retomado por los impresionistas.

El universo militar se presta también a una pintura de género, en la que los personajes juguetean en un espacio común, que varía del picadero al patio de cuartel, pasando por los hospitales destinados a los soldados heridos.
El lugar por excelencia del intercambio y la observación es la conserjería, que goza de una vista directa hacia el patio de un edificio con Duval Le Camus.
Por último, a principios del siglo XX, la residencia secundaria permite a la Buena Sociedad volver a crear un nido, lejos de las mundanidades parisinas, donde las relaciones se profundizan en contacto con la naturaleza. Vuillard fue uno de los últimos portavoces de esta sociedad privilegiada.

© René joseph gilbert (Paris, 1858-1914),
El Hotel-Restaurante Fournaise.
Chatou, museo Fournaise.

 


Volver al inicio

Autour de l'expo

Ningún acontecimiento corresponde a su búsqueda

Volver al inicio