Volver al inicio

Pinturas

Siglo XVII - Francia

Sébastien BOURDON (Montpellier, 1616 - Paris, 1671), Le Martyre de saint André, entre 1645 et 1648. Inv. 2004 1 52. Photo Bernard Delorme
© Sébastien BOURDON (Montpellier, 1616 - Paris, 1671), Le Martyre de saint André, entre 1645 et 1648. Inv. 2004 1 52. Photo Bernard Delorme

El siglo XVII constituyó en Toulouse una verdadera edad de oro, título de una exposición presentada en París y Toulouse en 1946-1947.

 La tradición del retrato individual y colectivo de los capitouls (gobernadores de Toulouse), existente desde el siglo XIV, fue tratada por Jean Chalette, autor de la muy caravaggesca Virgen con prisioneros. Nicolas Tournier, originario de Montbéliard, se instaló en Languedoc de 1627 a 1639 tras haber pasado diez años en Roma. El caravaggismo de sus inicios se transformó en una indiferencia meditativa, desencarnada y casi abstracta. Rivalz, a su vuelta de Italia, recibe de las autoridades municipales el pedido de escenas de la historia mítica de Toulouse para el Capitolio (el Ayuntamiento), clausurando así el siglo XVII. Su estilo es un compromiso entre el Clasicismo de Poussin y el Barroco temperado de Pietro da Cortona.
El museo posee joyas de la pintura francesa del siglo XVII fuera de Toulouse. Judith es una de las obras maestras de Valentin de Boulogne, el más importante de los caravaggescos franceses. Las tres naturalezas muertas de Louise Moillon (de unas treinta conocidas) están entre los florones de la naturaleza muerta de inspiración flamenca en París, durante la primera mitad del siglo XVII.

Jacques STELLA (Lyon, 1596 - Paris, 1657), La Sainte famille, après 1650. Inv. RO 726. Photo : Daniel Martin

El amigo de Poussin, Jacques Stella, queda representado por tres cuadros de primer orden. Entre los grandes cuadros religiosos del museo, se puede citar igualmente el Martirio de San Andrés de Bourdon, el Cristo con junco de Mignard o la Deploración de Cristo de Blanchard.

 


Volver al inicio