Volver al inicio
Volver al inicio

Historia

Historia de las colecciones

Vue ancienne des salons de peinture - Photo Archives du musée des Augustins
© Vue ancienne des salons de peinture - Photo Archives du musée des Augustins

El museo de los Agustinos, museo de Bellas Artes de la ciudad de Toulouse, está instalado en el corazón de la ciudad. Alberga, desde 1793, colecciones de pintura y escultura desde principios de la Edad Media. Las obras más recientes datan de los años 1940.
Su variedad y su calidad permiten evocar las grandes etapas de la historia del arte occidental.
Profuso museo de escultura, el museo de los Agustinos posee un fondo único en el mundo de esculturas románicas, así como numerosas obras maestras góticas. Presenta, igualmente, un conjunto excepcional de esculturas del siglo XIX.
 

Creado por decisión del 17 de diciembre de 1793, el museo de los Agustinos de Toulouse se integró en la lista de los quince museos instituidos por el decreto del 13 Fructidor año IX (31 de agosto de 1801), llamado decreto Chaptal, por el nombre del ministro del Interior de aquella época. Su proposición consistía en repartir entre cada una de las ciudades concernidas lotes como «cada colección presenta una serie interesante de cuadros de todos los maestros, de todos los géneros, de todas las escuelas». El 1 de septiembre de 1801, se publicaba otro decreto que imponía a las ciudades preparar por su propia cuenta «una galería conveniente» para recibir las obras depositadas (más de 600 se depositarán en Toulouse por tandas sucesivas en 1802, 1805 y, posteriormente, por decreto imperial, el 15 de febrero de 1811).

Las colecciones cuentan actualmente más de 4.000 piezas, repartidas igualmente entre pinturas y esculturas. Se formaron en torno a un núcleo compuesto de embargos revolucionarios (colecciones del cardenal de Bernis y de Le Tonnelier de Breteuil, por ejemplo), de la transferencia del fondo de la antigua Academia Real de pintura y escultura de Toulouse, creada en 1750, y de las obras de numerosos edificios religiosos destruidos en el siglo XIX.
Los depósitos de las colecciones nacionales enriquecieron el museo con obras maestras (Pérugin, Guerchin, Rubens, Tournier, Delacroix, Benjamin-Constant...) y fueron completados por las adquisiciones del Ayuntamiento de Toulouse (François de Troy, Valenciennes, Corot…), los legados y las donaciones.

Las colecciones de esculturas del museo también encuentran su origen en la acción de varios arqueólogos y conservadores de primera orden, entre ellos Alexandre Du Mège que, durante las frecuentes destrucciones de edificios religiosos en el siglo XIX, consiguieron salvar numerosas obras insignes, que son actualmente el florón de las colecciones del museo.

Aquí, la presentación de las colecciones sigue la cronología.
 


Volver al inicio