Volver al inicio

esculturas

Góticas Esculturas

Tête de religieuse, XIVème siècle, marbre blanc, marbre noir
© Tête de religieuse, XIVème siècle, marbre blanc, marbre noir

Lo esencial de la colección de escultura gótica del museo cubre un periodo que va de los años 1200 a principios del siglo XVI. Las salas conventuales preservadas (sala capitular, sacristía y capilla de Nuestra Señora de la Piedad), sensiblemente contemporáneas (siglos XIV - XVI), constituyen un marco ideal para estas obras provenientes en gran parte de edificios tolosanos.

El término «gótico», inventado de manera peyorativa por los humanistas del Renacimiento para calificar el arte «bárbaro» que les había precedido, se utiliza actualmente para calificar un estilo aparecido hacia 1140 en Isla de Francia (región de París), en la obra de la abadía real de Saint-Denis. Este estilo se extendió, con más o menos éxito, a toda Europa occidental.

En Toulouse, en el siglo XIII, mientras que se define una arquitectura gótica meridional durante la construcción de la catedral de Saint-Étienne y, posteriormente, en las grandes plantas de nave única de los Jacobinos, de los Cordeliers y de los Agustinos, la escultura sólo abraza el estilo gótico más tarde, en la segunda mitad del siglo. Esta particularidad se explica por el contexto político y religioso de la ciudad y del condado de Toulouse, anexadas al reino de Francia en 1271, tras un largo periodo de disturbios relacionados con la herejía cátara. En un primer momento, la llegada de las órdenes mendicantes a la ciudad no favoreció la escultura.

Una nueva prosperidad económica basada en la presencia del parlamento, el comercio y la cultura del pastel, así como un contexto más generalmente favorable, permitieron un real auge de los talleres, del siglo XIV a principios del siglo XVI. La introducción del Renacimiento se efectuó, como a menudo, por medio del vocabulario ornamental. Los temas tratados, como el estilo de las esculturas, provienen del estilo gótico hasta los años 1520. Las pocas obras profanas conservadas acentúan, sin duda, este aspecto, ya que la escultura religiosa es la mayoría de las veces más conformista, a petición de los comanditarios mismos.

 


Volver al inicio

las colecciones

Arte funerario

Las iglesias y los conventos atrajeron a una importante población de eclesiásticos, nobles, juristas, mercantes o incluso artesanos que querían instalar sus sepulturas lo más cerca posible de las santas reliquias.

Capilla de Rieux

Este capítulo es un poco artificial, ya que se vuelve a tratar aquí de escultura funeraria, ¡esta vez en su desarrollo más extensivo! Ya no se trata de una tumba o de una cruz, sino de una capilla entera con el conjunto de su decoración esculpida.

En torno a 1500

 

En torno a 1500. Entre Edad Media y Renacimiento

Las corrientes místicas se alimentaron ampliamente de una meditación sobre los sufrimientos de Cristo. El arte de finales de siglo les debe este gusto por las escenas de la Pasión. El...


Volver al inicio