Volver al inicio

esculturas-Renacimiento

Renacimiento

Groupe d'enfants, XVIe s., pierre. Inv. Ra 851
© Groupe d'enfants, XVIe s., pierre. Inv. Ra 851

A lo largo del siglo XVI, Toulouse fue una tierra de predilección del humanismo. Siempre cercana de su pasado antiguo, la ciudad reanudaba entonces felizmente con esta cultura de la Antigüedad, que nunca había desaparecido totalmente. Búsqueda y estudio de textos antiguos, literatura, imprenta, ciencias humanas o naturales, se trataron todos los campos del saber.

En el ámbito artístico, los caracteres estilísticos del Renacimiento italiano se introdujeron poco a poco, tras una primera penetración de los motivos puramente ornamentales, como los candelabros, los putti, las hojas de acanto o las hojas de agua… Vinieron a continuación un canon más esbelto, arquitecturas y ropas a la antigua, una atracción por el desnudo y los temas provenientes de la Antigüedad…


Attribué à Nicolas Bachelier, Mise au tombeau, XVIe s., pierre, Inv. Ra 847
Attribué à Nicolas Bachelier,
Mise au tombeau,
XVIe s., pierre. Inv. Ra 847

Se debe reservar una posición particular para Nicolas Bachelier, activo a mediados del siglo XVI y de quien el museo conserva raras esculturas. Su biografía comporta numerosas zonas de sombra y hubo un tiempo en que se le atribuía toda la producción tolosana. Fue arquitecto y escultor, a la cabeza de un importante taller. Los especialistas progresan actualmente en el conocimiento de este periodo.

Los artistas no originarios de la ciudad parecen haberse instalado fácilmente en Toulouse, para responder a los pedidos de los parlamentarios o de los mercantes enriquecidos por el comercio del pastel, todavía floreciente en aquella época. Los suntuosos hoteles particulares de estos privilegiados se pueden ver todavía en el corazón de la ciudad. Numerosas obras fueron ejecutadas a petición de los Capitouls para la ciudad de Toulouse. Sus archivos nos hacen llegar, a veces, valiosas indicaciones sobre esta profusa época.
 


Volver al inicio